NEUROMODULACIÓN NO INVASIVA

¿Qué es NESA?

La neuromodulación global no invasiva NESA es una electroterapia innovadora que introduce, de manera percutánea, una microcorriente eléctrica indolora e imperceptible con el objetivo de optimizar los recursos corporales. El efecto de dicha corriente eléctrica se multiplica gracias a su suministro por el sistema nervioso periférico a través de los electrodos estratégicamente colocados en nervios periféricos de las extremidades, difundiéndose así por todo el cuerpo. La corriente converge en el electrodo direccionador, que se colocará en un sitio u otro dependiendo del objetivo terapéutico.

¿Cómo funciona?
Las microcorrientes NESA están basadas en la ley de Wilder o Ley del valor inicial y en el concepto de hormesis, por tanto, su aplicación provoca un estímulo entrante, a dosis bajas y constante, que puede provocar un cambio favorable a nivel neuronal y mejorar así anomalías que se hayan ocasionado por patologías. Dicho de otra manera, el estímulo eléctrico que introduce la tecnología NESA, es muy parecido al que se da en los circuitos fisiológicos, y si los circuitos por los que circula funcionan de manera correcta, el estímulo externo se acopla al interno sin generar cambio alguno, es decir, mantiene el estado óptimo y correcto del circuito, pero en caso de disfunción eléctrica, las señales intercederán con la zona afectada, restaurándolas por repetición.

¿Qué objetivos terapéuticos tiene?

Son muchos los efectos que podemos buscar en esta tecnología teniendo en cuenta su funcionamiento y los efectos que causa a nivel endógeno. Aun así desde NESA se centran en mejorar sobre todo 5 aspectos de la salud:

 

  • Mejora de la percepción del dolor crónico, actuando sobre las cascadas neuronales de la percepción del dolor, situadas a nivel del sistema nervioso central.
  • Mejora de la calidad del sueño gracias a la neuromodulación del sistema nervioso autónomo, que tiene una estrecha relación con la glándula pineal, produciendo cambios en la concentración de melatonina en sangre.
  • Mejora del rendimiento deportivo:la neuromodulación global Nesa permite reorganizar los sistemas eléctricamente alterados y mejora la recuperación de los pacientes.
  • Disminución del estrés/ansiedad y fatiga: neuromodulando la concentración de la hormona cortisol, mediado por el sistema nervioso autónomo.
  • Mejorar la incontinencia urinaria: optimizando las conexiones nerviosas en buen estado y restaurando las que han sido afectadas por algún proceso patológico.

 

Comentarios cerrados.